Rigor y Criterio | podcast

El Podcasting madura.

Tras quedarse a un solo voto de la gloria en la edición del año pasado, La Voz de Horus ha ganado el premio a mejor podcast de la audiencia 2018 de la Asespod, la Asociación de Escuchas de Podcasting.

La Voz de Horus es un programa semanal dedicado al juego de estrategia con miniaturas Warhammer 40.000 y a todo lo que le rodea, así que seamos francos: es un podcast hecho por y para frikis, que nunca tendrá cabida en una radio convencional. El término podcasting, aunque ya forma parte de nuestro lenguaje cotidiano, es bastante reciente. Lo acuñó en el año 2004 el periodista británico Ben Hammersley, que en un artículo para The Guardian no sabía muy bien como denominar la acción de descargar de Internet, y después reproducir, un archivo de audio no musical en su iPod.

La Voz de Horus
En estos catorce años la evolución del podcasting solo puede definirse como espectacular, de modo que hoy podemos deleitarnos con cientos de miles de podcasts diferentes, sobre cualquier tema imaginable y en cualquier idioma que conozcamos. Tan fulgurante ha sido el éxito de este fenómeno, que más de una vaca sagrada de la radio, la televisión y la prensa escrita se ha puesto a rumiar en los verdes pastos del sonido en lata. Algunos de estos bovinos, incluso, van dando lecciones de cómo tendrían que ser los prados en los que ahora pacen, pero no hay problema, porque aquí lo que sobra es sitio.

En el pasado reciente, dos podcast puros y de pura raza, Histocast y Memorias de un Tambor, ganaron el mismo premio que ahora le ha correspondido por méritos propios a La Voz de Horus. Pero La Voz de Horus no trata sobre historia, por lo que solo gusta y gustará a los iniciados o por iniciar en el siniestro universo de Warhammer 40.000. El que quiera entender la diferencia, que la entienda, y el que no, que ponga la radio y escuche lo que le echen.

El podcasting madura, pero no envejece. Está es esa edad mágica en la que casi todo le sale bien. Bebe mucho alcohol, pero no tiene resaca. Le pega a la mandanga para expandir la mente, y no para paliar los efectos secundarios del tratamiento de alguna terrible enfermedad. Liga, coquetea y enamora a la radio, a la televisión y a cualquier medio de comunicación que se le pone a tiro, y encima le dan el número de teléfono siempre que lo pide.

La Voz de Horus se ha llevado un galardón merecidísimo, demostrando que no hay oyentes más apasionados, que los de un programa hecho por un puñaado de apasionados a una afición. Hoy es un día grande para el podcasting y para todos los podcasters. No importa si todavía no te has atrevido a grabar por primera vez, ni si tu programa tiene diez, diez mil, o cien mil descargas por episodio. En este mundo solo cuenta la férrea voluntad de querer comunicar, porque todo lo demás está en tus manos. Así pues, templa tu voz, mejora la edición y trabaja los contenidos al máximo, pues el podcasting madura, pero no envejece, y este es un momento que no durará para siempre.

El podcasting madura, pero no envejece