Rigor y Criterio | podcast

Final Fantasy VII: Una crítica (algo) destructiva

Tengo este artículo en la cabeza desde hace bastante tiempo, años quizá, y nunca he sabido muy bien como empezarlo sin traicionarme a mí mismo ni a la realidad. El motivo es el siguiente: adoro Final Fantasy VII, es decir, me lo he pasado ÍNTEGRO no menos de cuatro veces, le metí mods para aburrir en PC, y tengo una partida de 120 horas guardada como oro en paño en una vieja Memory Card con los FF de PSOne completados y recompletados. Es más, me gusta tanto que entra con holgura en mi top-10 de JRPG, y mientras lo rejuego es firme alternativa para ser incluido en el top-5, me gusta, mucho.

Memory card
El lugar donde se guardan los sueños... o algo

Entonces, ¿a qué viene este artículo que pretende ser, en cierto modo, destructivo? Pues a que estoy llegando al punto de, con todo el cariño que tengo a FFVII, ABORRECERLO. No logro entender tamaña comunidad de fanáticos y, mucho menos, que establezcan un antes y un después en su percepción videojueguil (gamer para los finolis) a raíz de este juego. Me propongo despiezar sus fallos, tópicos y demás poco a poco, pero antes de todo recordad, me gusta. Y mucho. No pretende ser un análisis concienzudo de todo lo que ofrece Final Fantasy VII (no acabaría nunca) y, obvio, vais a encontrar SPOILERS A CASCO PORRO. Si no habéis jugado a FFVII, huid de este artículo como de la peste.

1º La historia/el guión

Argumento este punto en primer lugar porque soy de los convencidos de que la historia sustenta cualquier JRPG que se precie. Y aquí un inciso. El guión de este tipo de juegos suele redundar en tópicos, y me parece bien, pero dichos tópicos han de estar establecidos en torno a una base argumental BUENA. ¿Que grupo (fiesta para fans de FFVII español) de héroes ha de salvar el mundo de X amenaza? Of course. Pero… ¿qué grupo? ¿Cómo se conocieron? ¿Qué amenaza? ¿Bajo que contexto? ¿En qué mundo? Todas estas preguntas, FFVII las responde de un modo SIMPLÓN, por no decir SOSO.

Veamos. El grupo lo conforman personas conocidas de toda la vida. O no, en función de si el guión lo exige. Vemos a Tifa tratar a Cloud como a un conocido, cuando son amigos de la infancia. O no. O si. O depende. Juega con una ambigüedad en lo referente al pasado de los protagonistas, de CULEBRÓN BARATO, y ese es uno de los puntos fuertes del argumento, la caída constante en el rollito novela venezolana (amnesia, traición que no fue tal, giro de guión y vuelta a girar a la media hora…) No digo yo que no impresionara y sorprendiera con 15 años (hasta cierto punto) pero, ¿en serio os paráis a recordarlo y se os hace el culo Pepsi Cola? El problema base radica en que esa ambigüedad y esos giros se mantienen durante TODA la experiencia jugable, con lo que no llegas al punto de ver la luz y decir: ajá, ahora TODO ENCAJA, ¡cabrones, habéis jugado conmigo, jajaja. No, no llega. Entiendes la motivación principal, entiendes lo que sucede y a quien te tienes que cargar y el porqué, pero no el nexo de la historia.

La cuchipandi
Tifa, Aerith y Yuffie en Materías de Color de Rosa.

¿Y la motivación? Pues a mi es un tema que me gusta. Naturaleza contra el hombre y sus ansias por controlarla, ¿tu de qué parte estás? Me gusta, pero ha sido utilizado en un millar de obras. No es nuevo, y no es un gran exponente. Del mismo año (o alrededores) es La Princesa Mononoke, con prácticamente la misma premisa argumental, y le pega 200 vueltas. Al menos desde el principio te dejan claro que curras para una organización ecoterrorista, y ahí, AHÍ, no se andan con vaguedades. Algo es algo.

¿El mundo? Steampunk, y no hay vapor, hay Mako (energía vital de la tierra), lo que nos lleva al rollo comehierba again. El mundo es el mismo de FFVI, pero en versión 2.0 con flequillos EMO, no hay más, ni menos. Mola. Pero hasta ahí. Tampoco es un universo mágico donde te gustaría perderte y soñar para blablabla… No. Es… básico.

2º Los personajes.

Los acompañaremos toda la historia, con lo que nos tienen que caer bien por cojones o acabaremos hasta la punta del nabo de ellos. Vamos por partes…

  • Cloud. Un arquetipo de héroe silencioso con profundo pasado. Y con migrañas. Su historia es de risa una vez la asimilas, es un niñato de mierda con ínfulas, que se lo tiene creído y muestra una alarmante falta de personalidad. ¿Quién soy? Eres Paquito. Yo ser Paquito. No, tonto, que eres Juanito. Yo ser Juanito. Venga ya, hombre, ¿no ves que eres Cloud? Si… si… ¡soy Cloud, pero tengo un rango más chiquitito del que pensaba! 40 horas de aventura para acabar descubriendo que es el mismo que sabíamos que era, sólo que menos molón y con menos dolores de cabeza. A mi, personalmente, me satura. Y su rollito raro con Zack… venga por favor, es que parece que los personajes que le rodean tienen la incapacidad de decirle: macho, actúas exactamente igual que otro que conocimos, oye, y todo solucionado. Para colmo va vestido de morado, como The Phantom, cosa más…

Cloud
Duuhhhhh…

  • Tifa. Con Tifa tengo un problema enorme. Por un lado me cae bien (a pesar de que en un mundo con armas mágicas por doquier y ametralladoras gutling del tamaño de un submarino, vaya por ahí soltando toñas a mano descubierta), y por otro me cabrea en proporciones cósmicas. Al lío. Chica, siéntate con Cloud a tomaros un café, cuéntale vuestra vida y dale una puta aspirina, ¡se os irían todos los problemas de golpe! Joder, amigos (conocidos al menos) desde la infancia, están todo el día juntos y nunca le ha dado por preguntarle: Y de tu madre, ¿qué sabes, oye? ¿Sigue con sus dolores? Por otro lado, realmente no habla mucho ni tiene mucho peso argumental, es un poco pelele, para que engañarnos. Y le mola el rollo EMO.

  • Aerith. Gracias al poder del culebrón venezolano. Cloud CAE DIRECTAMENTE a medio metro de esta muchacha, que resulta ser descendiente de una raza megapoderosa y especial que tiene un rollito super guay con el planeta Tierra. Mira que bien. Así que se une al grupo de ecoterroristas la PERSONIFICACIÓN de la bondad de la tierra. Gracias dios, por las casualidades molonas. Aerith es un poco pava, sabia pero no mucho, que ve en Cloud a un antiguo novio que (volvemos al poder culebrón) ERA AMIGO DE CLOUD, no sólo eso, sino que CLOUD CREE SER ÉL pero conservando su nombre. Joder, una casualidad más y creo que reviento. Lo dicho, el rombo amoroso/absurdo que forman Aerith, Tifa, Cloud y Zack es… en fin.

  • Barret. Ok, Barret mola. Mola porque es Mr.T con una ametralladora por mano. De hecho es el único personaje con unas motivaciones perfectamente explicadas. Odio a Shinra porque se cargaron mi aldea, ea, simple y sin migrañas. Si señor. Es más, diría que Barret es el único personaje que evoluciona a la perfección. De mandamás insufrible y soy-el-único-que-mola a soltar casi al final de la aventura: No, yo no valgo como líder. Peeero… hijo de mi vida, te dedicas a soltar a tu hija de cuatro añitos allí donde te venga mejor y pasar de ella como de comer mierda. ¡¡Y LA PONES A REGENTAR UN PUTO BAR!! Pfff….

Barret
El padre del año

  • Red XIII/Nanaki. Vamos a ver. Red XIII también está bien, me gusta la concepción del personaje y tiene una historia genial (el segmento de su pasado y el sacrificio de su padre es una maravilla emotiva que funciona a la perfección) El único problema que tengo con él es su presentación. ¿¿Qué pretendía hacer Hojo con Red XIII y Aerith?? ¿Zoofilia? No, en serio, pensadlo. ¿Quería que la matara? ¿Qué ella lo matara a él? ¡NO TIENE SENTIDO! La única opción viable es que buscara dejar a una bestia parda en celo con la florista mona para que la penetrara vilmente, ¿EN SERIO? ¿Pero no has visto que el gato llameante ese tiene los modales de un Lord inglés? ¿Crees que la va a cubrir así porque si? En fin…

  • Caith Sith. Mira, paso. Imaginad un sonido de vómito grumoso agolpándose en un retrete mugriento y ahí tenéis mi idea del personaje. Mal diseño, terribles habilidades en combate, personalidad insufrible, y para colmo, se suicida por el bien del grupo en un acto absolutamente estúpido sólo para volver al rato. ¡Quédate muerto!

Caith Sith
Hoy en Jackass. ¡Cosplay de Caith Sith y sobrevivir a las ostias merecidas!

  • Cid. Cid es la polla. Un chulo putas con una lanza que se une al grupo básicamente porque pasaba por allí. Me encanta que Shinra, la organización megapoderosa que prácticamente controla el mundo y que posee una PUÑETERA FLOTA de vehículos aéreos decida ir a su ciudad para quitarle un aeroplano mierdoso que se cae a cachos. Muy coherente, sap. Pero bueno, nos da opción de manejar a este tío. Carisma hecho píxeles. Por cierto que su segmento específico del juego es mi favorito, lo de viajar al espacio, joder su sueño por salvar a su ayudante y más tarde cumplirlo. Me encanta. Intentaron hacer algo parecido en el FF VIII pero no casó ni la mitad de bien.

  • Yuffie y Vincent. Son personajes opcionales prácticamente sin terminar (de hecho Vincent es un esbozo y lo dejaron en el juego a saber por qué). Yuffie es terriblemente irritante, aunque tiene un segmento muy divertido. Vincent es… no sé… tiene una historia turbia que puedes adivinar (o no), y protagoniza el momento de mayor desidia videojueguil en la historia, veamos. Resulta que su archienemigo es el malvado científico Hojo, un personaje MUY MUY importante en el videojuego, posiblemente el antagonista principal junto con Sephiroth Toda su biografía se basa en el odio (comprensible) que tiene hacia ese sujeto. Pues bien, llegamos a la confrontación final con el susodicho, y Vincent se queda en una esquinita, pensando quizá en lo bella que resulta su piel de vampiro cuando el sol le arranca brillantes luces multicolor, yo que sé. La cosa es que no le dice ni mu al rival de toda su vida. De hecho lo matan y Vincent a otra cosa, como si no fuera con él. Y para colmo, su límite es una mierda.

3º Los malos.

Hojo mola, Shinra mola, los turcos molan, las armas molan a pesar de que Esmeralda es un coñazo, pero Sephiroth… Pfff… Sephiroth MOLA MUCHO. Cierto que acabas el juego y no tienes ni puta idea de si la mente brillante tras el malvado plan era el propio Shepiroth o su madre Jenova ente extraterrestre malo que te cagas. Pero vamos, ni puta idea oiga. Da igual. Sólo por la escena del Ángel de un Ala atravesando las llamas ya vale la pena aguantar 60 horas de culebrón venezolano. ¡¡Estuans interius ira vehementi… SEPHIROTH!! Gloria bendita. Oye… y ahora que lo pienso, en serio. ¿Quién coño era el que dirigía el malvado plan de invocar al meteorito? ¿Sephiroth estuvo todo el rato en el cráter y Jenova hacía clones? ¿Entonces cómo es que Sephiroth rescató su cabeza del cuartel de Shinra? ¿Se rescató ella misma? ¿Y la unión? ¿Qué cojones es la unión? ¿Jenova recuperando sus genes? ¿Cómo? ¿No es funcional y actúa a través de Sephiroth? Si, imagino que habrá una solución perfectamente argumentada, pero me he pasado el juego la ostia de veces y sigo sin pillarlo. Ahí voy: un puto lío sin sentido. Y no, no lo entendisteis a la primera cuando lo jugasteis con catorce años, no cuela.

David Lynch
David Lynch no entendió el final de FFVII

4º El sistema de juego.

Mientras que la inmensa mayoría de los fans de FFVII que conozco se basan en su historia para glorificarlo, a mi lo que me atrae principalmente es el sistema de ranuras y materias que supone la base jugable. Me parece muy acertado y uno de los mejores jamás introducidos en un Final Fantasy. Dinámico, con cientos de variantes y muy divertido. El único pero que le encuentro es la INMENSA cantidad de combates que tienes que hacer para conseguir mejorar una materia y usar todo su potencial, puede volverse tedioso y has de ser muy friki para completar la colección.

Los minijuegos, por otra parte, me parecen un curioso acierto pero seamos sinceros, ¿de verdad habéis pasado horas con ellos? ¡Pero si son un coñazo! Es decir, se agradece que los pongan, pero tanto el Defender la Torre del Fuerte Cóndor, como las maquinitas de pulsar un botón en el momento justo o las carreritas en moto y skate son ABURRIDOS, ya está, lo he dicho. Y los chocobos son tediosos, ¡¡TE-DIO-SOS!! Vamos, por favor, imaginad que entra vuestra madre al cuarto y os escucha conversar con un amigo: Nada, aquí que llevo treinta y cinco horas haciendo follar a un chocobo azul con uno blanco, pero nada, oye… ¿De verdad os suena divertido? ¿No, verdad? No lo era. Y una última cosa: el mapa. A ver, que a todos nos gustan los mapas en los JRPGS, pero NO, no puedes poner una extensión INMENSA y vacía al 90% y que un par de situaciones se resuelvan hablándole a X tipo a tomar por culo que no tiene porque saber que el artefacto X se encuentra en la localización Z, y que sencillamente lo sabe para alargar ARTIFICIALMENTE la vida del juego. Odio que hagan eso, lo detesto.

5º Y concluyendo.

Final Fantasy VII es un gran juego. Lo es. Pero tiene muchos defectos. El guión es flojísimo y muy manido. Los personajes son, en su mayoría, meros arquetipos sin fundamento ni motivaciones claras. Predomina la casualidad como factor detonante de los acontecimientos. El mundo alrededor del grupo principal parece estar vacío, cómo si no existiera nadie que tuviera nada que decir.

De las 60/70 horas de su recorrido (si lo haces con cariño y recorriendo bien a fondo el mundo), más de la mitad es PAJA. Y su glorificación se basa en que nos llegó en el momento justo, con una miserable traducción que nos acercó al maravilloso mundo de los JRPG. Ahora, pensadlo. Si vuestra primera película de espada y brujería hubiera sido Athor el Poderoso… ¿la adoraríais por encima de obras como El Señor de los Anillos? ¿En serio? ¿Pediríais un remake en 3D y con 300 millones de presupuesto? Lo dudo mucho. Entonces, ¿a santo de qué esa incesante lucha por ubicar a FFVII en el Olimpo de los dioses videojueguiles? Obvio, no comparo la calidad de Athor con la de FFVII, es sólo un ejemplo.

Tifa
Lo mejor de FF: los cosplays de Tifa

Concluyo con una pequeña reflexión a título muy personal.

¿Es FFVII el mejor JRPG de la historia? No. Ahí tenemos, por ejemplo, Chrono Trigger.

¿Es el mejor Final Fantasy? Muy, muy subjetivo, pero yo en lo personal prefiero el X, el IX y el VI.

¿El mejor trabajo de Kitase? Pues no. Este hombre participó en Seiken Densetsu, dirigió el citado Chrono Trigger y colaboró en la creación de los Kingdom Hearts.

¿Mejor colaboración de los Uematsu y Sakaguchi? Ni de coña, sin ir más lejos prefiero el Last Odyssey. Y repito, subjetivo.

Pensando esto, ¿cómo podría glorificarlo como la mayoría hacéis? Pues no lo hago. Quizá sea problema mío, pero yo vivo feliz así, oye. Al menos hasta que este artículo sea publicado y me despierte al día siguiente con una cabeza de Chocobo en la almohada.

¡Nos leemos!